logo de la apored
Divulgación
spacio
PresentaciónintegrantesInvestigacionDivulgacionEventosEnlaces
   
Introducción general a la apoptosis
Introducción
 

 

La apoptosis se puede definir como el conjunto de reacciones bioquímicas que tienen ligar en la célula y que concluyen con su muerte de una forma ordenada y silenciosa.
La célula apoptótica sufre una serie de cambios morfológicos que la definen como tal. La membrana plasmática se altera y aparece el característico blebbing. El volumen celular se reduce considerablemente y el citoplasma se condensa.
El núcleo se reduce y la cromatina se hace mas densa y se colapsa dividiéndose al final en varias esferas.
La célula apoptótica es fagocitada por macrófagos o por células vecinas, evitando así la respuesta inflamatoria local ocasionada en la necrosis cuando la célula, al romperse, libera su contenido al medio.

 

 

ANTECEDENTES HISTÓRICOS

La muerte celular comenzó a considerarse como un fenómeno fisiológico e importante dentro del proceso de desarrollo de los organismos poco después del descubrimiento, realizado sobre la mitad del siglo XIX, de que los organismos estaban compuestos por células. Las primeras observaciones de muerte celular fisiológica fueron realizadas en la metamorfosis de anfibios por Vogt en 1842 y posteriormente se realizaron estas mismas descripciones en otros tejidos en desarrollo, tanto de invertebrados como de vertebrados (526, Clarke 1996).

El concepto de "muerte celular programada" fue acuñado por Lockshin y Williams en 1964 (526, Lockshin 1964) y describía la muerte de las células que ocurría en lugares y momentos determinados como eventos programados dentro del plan de desarrollo del organismo. Años después, en 1972, Kerr, Wyllie y Currie a partir de una recopilación de evidencias morfológicas, establecieron las diferencias entre dos tipos de muerte celular (526, Kerr 1972). La patológica que ocurre, por ejemplo, en el centro de una lesión aguda como trauma o isquemia, está caracterizada por la ruptura celular y recibe el nombre de necrosis celular, y la fisiológica, que ocurre durante el desarrollo o la hemostasis del organismo, que mantiene la integridad de la célula y a la que Kerr y sus colaboradores llamaron apoptosis. Según este grupo, la muerte por apoptosis respondía a un programa de muerte intracelular que podía ser activado o inhibido por una variedad de estímulos, tanto fisiológicos como patológicos.

En 1982 tuvo lugar un descubrimiento que abrió las puertas al estudio profundo de las bases moleculares y genéticas del proceso de apoptosis. Horvitz publicó los estudios genéticos realizados sobre el nematodo caenorhabditis elegans en los que se describieron los genes encargados del control y la ejecución de la apoptosis en este organismo (526, Horvtiz 1982). Gracias a la homología existente entre estos genes en c. elegans y organismos superiores, la apoptosis en este nematodo ha sido tomada como referente del proceso en todos los sistemas y esto ha podido identificar una parte importante de la red de mecanismos que lo controlan.

ir al principio de página

 
   
Socios protectores